Cuidado del pie en verano

Los pies son muy importantes para nosotros, pero no siempre les prestamos la atención que necesitan. Con la llegada del verano y el calor debemos dedicarles una especial atención.

Los problemas más comunes son: las rozaduras y ampollas, exceso de sudoración, sequedad, hongos, grietas…

Os dejamos una serie de consejos para ayudaros a mantener los pies sanos.

Debemos elegir un calzado cómodo y transpirable que sea amplio, ya que nuestros pies se hinchan con el calor. Esto evitará las rozaduras y ampollas, que resultan incómodas. Para curar estas pequeñas y molestas heridas debemos desinfectarlas y cubrirlas con un apósito. En el caso de las ampollas, podemos pincharlas con una aguja fina para extraer el líquido.

Es importante tener cuidado con la higiene. Si utilizamos sandalias nuestros pies están más expuestos a la suciedad y las bacterias. Debemos lavarnos los pies e hidratarlos para evitar que se agrieten.

Es común que podamos contraer hongos en piscinas, playas, ríos…, por ello, es importante secar bien los pies para evitar su aparición. Debemos utilizar chancletas en lugares públicos y no andar descalzos.

Los pies no están acostumbrados a recibir directamente los rayos de sol, como lo pueden estar las manos. El sol, el aire caliente, la suciedad que reciben a lo largo del día cuando utilizamos sandalias hace que se sequen y agrieten más fácilmente. Por eso, la hidratación es muy importante. Es recomendable utilizar cremas hidratantes, a poder ser por la noche. También podemos usar piedra pómez para eliminar las durezas.

Estas son nuestras recomendaciones. Cuidar tus pies depende ahora de ti.

Etiquetas

No hay comentarios »

No hay comentarios todavía

Deja un comentario

He leido y acepto la politica de privacidad.

 

Páginas